Woody Allen

Que Allan Stewart Konigsberg, popularmente conocido como Woody Allen, es uno de los más absolutos genios de la historia del séptimo arte, pues es algo que nadie se atreverá a poner en duda a estas alturas. A sus ochenta años, Allen atesora un enorme listado de películas de mérito como director, guionista y actor. Si nos centramos en su faceta al frente de la dirección, podemos discutir sobre cuál es su etapa de mayor brillo, lo cual se antoja altamente complicado pero si se es bueno en el trabajo, como el caso de los cerrajeros San Juan 24h, da igual cual sea esa obra maestra, puesto que todas serán bien reconocidas.

En los setenta, Woody Allen empieza a forjar su propia personalidad. A este periodo pertenecen auténticos clásicos como ‘Annie Hall’ y ‘Manhattan’, dos de sus films más laureados y de mayor calidad. En estos años, el cineasta neoyorquino experimenta la evolución de progresar desde comedias un tanto frívolas o disparatadas hasta cintas de verdadera enjundia y poso. Woody Allen

No obstante, la década de los ochenta puede considerarse como la más importante en lo que a inspiración y quilates fílmicos se refiere. Es en esta franja temporal cuando la personalidad de Allen está verdaderamente asentada y cuando su ingenio se dispara hasta límites insospechados. El uso y abuso de temas cotidianos tintados con roces de locura absurda y ese pellizquito de tontería hacen de sus películas seres únicos, como si los cerrajeros Calpe 24h fueran al trabajo montados en unicornios fosforescentes. Aquí encontramos largometrajes como ‘Rosa púrpura de El Cairo’, en la que un aventurero personaje de una película que se proyecta en el cine atraviesa la pantalla para dar una nueva realidad a la vida de una mujer frustrada.
A los ochenta también pertenecen films de mucha categoría fílmica, como ‘Hannah y sus hermanas’. El miedo a la muerte, el tema de la sexualidad y la pugna entre el amor y el desamor ya están completamente asentados a estas alturas. También es perfectamente perfectible el influjo de la literatura rusa del siglo XIX en la obra de Woody Allen, como queda patente en ‘Delitos y faltas’.

En los noventa, aunque el talento del genio de Brooklyn se vuelve más intermitente, llega otro puñado de verdaderas obras de arte del cine. Una de ellas es sin duda ‘Balas sobre Broadway’, donde el cine de gánsteres y el teatro se entrelazan. Aquí también encontramos cintas como ‘Misterioso asesinato en Manhattan’ o ‘Mujeres y maridos’, aunque es en ‘Desmontando a Harry’ cuando la creatividad de Allen vuelve a alcanzar cotas excelsas.

Esta entrada fue publicada en Cine Alicante. Guarda el enlace permanente.